La evolución natural de los números

De la nada surge todo, la unicidad es un centro por el cual emana la luz, que es sólo un  reflejo, por ello se produce una dualidad. Dios es el camino a la nada, la luz es el camino a Dios, es nuestro cordón umbilical. La luz se expande en las 3 direcciones, y engendra tres grandes “estructuras” básicas, o primarias que son el tiempo, la verdad y la vibración. La combinación sinérgica de estas tres estructuras engendra el universo y la materia donde existe el ser humano. Todo esto es hijo de la dualidad, se alimenta de luz, se expande en lógica de tres y se consolida en lógica de cuatro. Se rebela en lógica se cinco. El universo material del hombre opera con tres principios motores: la justicia que es un reflejo de la verdad, el conocimiento que es un hijo del tiempo, y el poder, que es el dominio de las vibraciones. Así se forma la compleja sociedad del hombre, que es la escalera básica para volver a la nada.

Comentarios (0)

Deje un comentario

You are commenting as guest.

Cancelar Submitting comment...